La Publicación próxima del Reglamento Europeo de Protección de Datos, obligará a las empresas a crear una nueva figura en la razón social: el DPO, el Data Protection Officer o Delegado de Protección de Datos, también conocido como el “Guardián de Europeo de Privacidad”. Esta figurá será obligatoria en breve, pero es recomendable desde el mismo momento en que una Mediana o Gran empresa, o Grupo de Empresas, u organismos públicos vengan realizando un tratamiento de datos tal que estén dentro de los requisitos marcados en el Nuevo Reglamento de Protección de Datos Europeo.

Para llevar a cabo un buen seguimiento, actualización y cumplimiento de las exigencias requeridas en la normativa Española de Protección de Datos, y en la nueva Normativa Europea al respecto, es muy recomendable que dentro de la empresa exista la figura del Delegado de Protección de Datos. De esta manera, la empresa marca un responsable directo en esta materia, que se encargará de solventar y hacer que la empresa cumpla todos los requisitos exigidos.

El Delegado de Protección de Datos debe reunir una serie de cualificaciones como son:

• Amplia experiencia y conocimiento de la materia y de la interpretación y adecuación práctica para aplicar la normativa sobre protección de datos, incluyendo medidas de seguridad en todos los procesos técnicos y administrativos y de desarrollo de la empresa.

• Conocimiento concreto de la materia aplicado a los diferentes sectores.

• Experiencia y Capacidad para asistir a la razón social ante inspecciones, requerimientos de las autoridades competentes y cualquier tipo de consulta de los terceros afectados por el tratamiento de datos de la razón social.

• Elaborar con coherencia y de manera fehaciente todo tipo de redacciones y documentos “ad hoc”.

• Habilidades de Negociación, Formación y empatía para trabajar con representantes de trabajadores, y por supuesto con los propios trabajadores de la empresa.

• Estar disponible al menos a tiempo parcial para la empresa. Pudiendo ser contratado por cuenta propia o por cuenta ajena.

Carácter Independiente

El responsable o el encargado del tratamiento procurarán que el Delegado de Protección de Datos se implique en todas las cuestiones relativas a la materia, que desempeñe sus funciones y tareas con independencia y no reciba ninguna instrucción en lo que respecta al ejercicio de sus funciones.

Estos respaldarán al Delegado de Protección de Datos en el desempeño de sus tareas y facilitarán el personal, los locales, los equipamientos y cualesquiera otros recursos necesarios para el desempeño de las funciones y tareas encomendadas.

El responsable o el encargado del tratamiento designarán un delegado de protección de datos para un mandato mínimo de dos años. El delegado de protección de datos podrá ser nombrado para nuevos mandatos. Durante su mandato, éste sólo podrá ser destituido si deja de cumplir las condiciones requeridas para el ejercicio de sus funciones.

Contamos con un Equipo de personas con cualificación Académica y con Experiencia acreditada para cumplir con estas funciones en su empresa y cumplir y cubrir las exigencias legales exigidas.

Tenemos un Delegado preparado para cubrir cada necesidad. Además, nuestros DPO son personas dinamizadoras de la empresa, estarán a su servicio, le aportarán y nunca serán un obstáculo, le ayudarán a cumplir la legislación, evitar sanciones, pero desarrollando a la empresa.